Controlador de flujo


Los beneficios de la presión estable

Los controladores de flujo separan el lado del suministro, del sistema de distribución. Los controladores crean un almacenamiento “real” dentro del tanque al acumular aire comprimido sin entregarlo cuando no se requiere. El consumo total de aire se reduce al eliminar la demanda artificial y al reducir las fugas. El aire comprimido almacenado se encuentra disponible en caso de picos de consumo, así no se produce una caída de presión o una activación de los compresores en reserva. 

Con un suministro de aire, almacenamiento y tubería adecuado, el controlador de flujo es capaz de mantener la presión de conmutación del lado de la demanda.

Los controladores de flujo se pueden instalar fácilmente en sistemas de aire comprimido nuevos o ya existentes.
  • Mantienen la presión del sistema estable y reducen las pérdidas por fugas
  • Al eliminar la sobre presurización mantienen el equipo y las herramientas operando con máxima eficiencia
  • En el caso de picos de consumo, en vez de activar los compresores de reserva, usan el aire comprimido que se encuentra almacenado y, de esa forma, ahorran energía
Costo de las Fugas
Marcador de posición y gráfico de costos de fugas

La demanda artificial opera el sistema a una presión más alta de la necesaria. Cada vez que la presión aumenta en 2 psig, el consumo energético se incrementa en aproximadamente en un 1%. La mayoría de los sistemas presenta una demanda fluctuante, y cuando no se controla correctamente, la presión del sistema también fluctúa, lo que conlleva a una producción inconsistente, altas tasas de desechos y mayores costos energéticos. A modo de compensación, muchos usuarios operan más compresores de lo requerido y a mayor presión de la necesaria, causando altas tasas de fugas y un mayor consumo energético. 

 

Detalle de los productos